domingo, 18 de julio de 2010

Algo distinto

Ayer fue un sábado distinto ¿porque distinto? ¿que lo diferencía del resto?.... ayer todo apuntaba a que iba a salir despues del medio día con cámara en mano a sacarle fotos a una esquina muy particular del Centro de la Ciudad de México, despues andar por la calles peatonales, comprar un coctel de frutas y esperar a que anochesca viendo el ir y venir de la gente. Para mi sorpresa, decidí aceptar la invitación de asistir a una expoholística, ¡si, una expoholística!, en fin, para no variar meti en la mochila la cámara por aquello que me vaya agradar sacarle foto a algo y un libro por si la espera su vuelve pesada, nos dirigimos al metro y despues de caminar un rato llegamos a la expo, ¡por fin la expo! pero ohh sorpresa, habia muchisima gente que queria entrar a la última conferencia y cuando escribo muchísima gente estoy hablando de gente formada a dos cuadras y media de distancia de la entrada principal, asi que nos formamos viendo que detras de nosotros crecía más y más la fila y dijimos, no nos fue tan mal, además esta avanzando rápido y es seguro que para las 3 pm ya estemos afuera, la espera se prolongo más de lo que nos habíamos imaginado (entramos casi a las 8:20 de la noche  ) pero valio la espera pues tuvimos el privilegio de ser tocados por la mano de una persona muy especial, una persona muy humana con una energia tan potente que cuando se me acerco (estaba con los ojos cerrados) me dijeron que estaba vibrando lo cual negue pues estoy seguro que no temble mucho menos vibre pero no fui el único que lo sintio, los amigos con los que iba comentaron que ellos tambien sientieron las vibraciones no mias sino de la gente que tenian al lado.

Lo que puedo escribir en este momento  es que cuando entre al taller sentí muchisima paz pero cuando René Mey me tocó fue algo distinto, fue como si él ya me conociera de hace muchisimo tiempo, supiera mis secretos, defectos y virtudes, lo que traigo atorado y no e podido superar, cerre los ojos, respire profundo, él paso y puso su mano en mi pecho, fue un toque cálido, de amor, protección, fue algo especial.

¡Gracias!

4 comentarios:

LokCordura! dijo...

mi mentora suele hacerme sentir eso cuando se acerca a mi a saludarme.. es profundo, es un respiro en medio de tanto agobio, por eso es mi mentora. un abrazo

LokCordura! dijo...

tengo dos: sandra correa y miguel sastre, no son famosos, son conocidos mios que por su sabiduria se han ganado ser mis mentores en estos momentos de mi vida. cuando era adolescente mi mentor se llamo marcelo cahuasqui.

saludos

LokCordura! dijo...

claro podemos intercambiar correos pero si leiste el epilogo de mi blog soy psiquiatra y dice muy claro que una cosa es lo que escribo y que olvidate que a alguien le comunique mis sentimientos o me deje ayudar o hable como escribo en mis poemas. :D

LokCordur@! dijo...

loki90sl@hotmail.com