domingo, 4 de septiembre de 2011

Fragmentos de un segundo olvidado

Me miro al espejo y observo un rostro distinto, no me había percatado que ya había madurado, sabia que en algún momento iba a pasar pero nunca supe cuando sucedió, me miro al espejo y observo las lecciones que e aprendido a través de este corto tiempo, me miro al espejo y se que soy feliz con lo que tengo, me miro al espejo y respiro tranquilo, el juego de respiración me calma y aquieta mis temores para dar paso a una paz interior.
--------
Ayer jugaba sin preocupación alguna, hoy las preocupaciones son un juego que no voy a jugar, la vida esta llena de sorpresas y cada sorpresa con pequeños detalles que iluminan cada instante de la vida, la vida tan solo es un segundo en el tiempo y el tiempo es el lugar en el que vivimos y somos parte de él.
---------
Hace tiempo conocí a una persona, te conocí a ti y se que en otra vida nos volveremos a encontrar y te volveré a reconocer.
---------
Sin tu saberlo me haces tan feliz que me gustaría tomar este momento y guardarlo en tu corazón.
---------



2 comentarios:

Javier dijo...

A medida que vamos creciendo vamos madurando poco a poco, esa es una de las grandes dichas de la vida

Saludos y buen día

albordedelabismo dijo...

Y sí, en algún momento nos llega la madurez... y ya no podemos huir de ella. Pero a su vez, así como aprendimos a madurar... hay que aprender a volver a ser niños.