lunes, 19 de diciembre de 2011

Tiempo después


La línea del curso de la vida siempre nos da sorpresas, es como una ecuación matemática que a la vista se observa difícil con tanto número pero conforme vas dando los primeros pasos y siguiendo las reglas vez como poco a poco se hacen sencillos los procedimientos. Muchas cosas han ocurrido desde el último posteo, algunas han sido muy buenas otras no tanto, sin embargo la línea sigue y junto con ella aires de sorpresas y aventuras, no hace mucho tiempo los ojos que leen, corrigen y vuelven a leer estas letras se llenaron de lágrimas por una persona que se volvió especial en la vida, pero como todo en la vida se desvanece y se va como si fuera un suspiro en medio de una competencia de atletismo, este fragmento me hace recordar que el extrañar a una persona se convierte en algo más que una persona, se convierte en un ser que por un instante a dejado su luz dentro de tu cuerpo y te haz iluminado con ella, cuando se va esa luz no queda mas que el recuerdo que aquellos momentos...

¿Cosas buenas? ¿algo interesante? ¿algo que valga la pena escribir en b-81? no lo se, solo son fragmentos de mi vida marcados por experiencias y enmarcados en el tiempo con un olor a pasión por lo que hago :)


3 comentarios:

Birbol dijo...

La gente viene y va, y en ocasiones llega alguna persona que se queda para siempre, pero siempre es mejor tener las puertas abiertas, que no se convierta en obligación el estar, saber y tener claro que el que se queda es porque quiere, iluminando como dices tus días.

Otras personas llegarán, con luces de otros colores, y así aprenderemos a ver de otras maneras la vida.

Toda vida es interesante, no dejes de escribir (menuda soy, digo eso cuando yo he estado 2 meses sin pasarme por mi blog!) ;)

Javier dijo...

Las sorpresas aparecen en la vida contínuamente, realmente unas dan paso a otras

Quizás forme parte de este juego el que las personas pasen hasta que llega el momento mágico en que un alma es para siempre

Abrazos y Feliz Navidad

LokCordura! dijo...

todos somos del aire, la unica persona que realmente nos pertenece y no se ira somos nosotros mismos, un abrazo