martes, 2 de octubre de 2012

El ancla se eleva de nuevo

Aquel día por la tarde mientras navegaba por aguas algo agitadas observe a lo lejos un puerto seguro donde anclar, pero fue algo imaginario pues solo unos escasos días llegue a donde me sentía seguro, completo, satisfecho, las ilusiones, los momentos, las horas, los días, los escenarios, el cielo, el viento, las mareas de mi vida, todo fue parte de una ilusión que se dio, y es que esa ilusión fue algo mágico que sin pensar se dio, sin buscarlo llego, sin tentarlo me absorbió,  fue en ese momento donde las anclas del barco se detuvieron a absorber el aroma, a sentir la ilusión de un mágico amanecer, a tentar la luna, o tocar los rayos que desprende su vida, o contagiarme de su esencia, a embriagarme de su olor, fue un instante en donde al dejar caer el ancla y el contacto con el agua cálida se fusionan y se unen dos universos opuestos

Hoy el ancla se levanta de éste puerto y el barco fija un nuevo horizonte, deja la ilusión y se vuelve a meter a mar abierto, el clima no se si sea bueno pero el pronostico es siempre el que quiero que sea... ¡¡hasta pronto lugar donde me recibiste con tierno amor y muchos buenos deseos" hasta pronto y mil gracias por todo lo que me enseñaste mientras estuve allí.


2 comentarios:

MORGANA dijo...

Una lástima que abandones el lugar donde grabaste a fuego palabras salidad del corazón,Moisés,pero cada uno sabe cuando debe partir.
Buen viaje y mi abrazo siempre.

Moises Gv dijo...

El barco levanta su ancla e inicia un nuevo viaje, nuevos puertos por descubrir y nuevos climas que sortear, talvez en una de esas me quede mas tiempo, espero así sea por lo pronto sigo navegando viviendo los momentos de mi vida.... saludos Morgana!!