martes, 10 de diciembre de 2013

Complices

El tiempo es una constante linea de hechos que forman la historia de la vida pero en esa constante línea a veces se cruzan pequeños triángulos que alteran todo lo que estaba planeado en un corto plazo o ¿porque no decirlo? en un largo plazo y como en todas las personas conmigo no fue la excepción. 

Todo empezó a mediados de año cuando revisando las redes sociales me encontré con la foto de una chica a  la cual le sugerí que formara parte de mis contactos así que le envié la invitación y me aceptó al poco tiempo, el primer contacto fue algo normal: "hola soy ...... gracias por aceptar la invitación", poco a poco nos hicimos amigos y con el tiempo empezamos a  platicar de cosas que no eran tan superficiales, de hecho me empecé abrir (o nos empezamos abrir mas de lo normal contando cosas que no diríamos en redes sociales) y me gustó porque no había encontrado nadie así por aquí. Poco a poco la confianza fue creciendo y el aire de la amistad empezó a envolver este nuevo circulo que ambos empezamos a construir, intercambiamos números y ahora lejos de estar en redes sociales estábamos mensajeandonos a cada rato, se interesó por lo que hacia y poco a poco ella me empezó a mandar cosas de lo que hacía (cosa que por extraño que pareciera jamás me había sucedido y era nuevo para mi) fotos y fotos eran la antesala de los mensajes que le precedían y las risas que nos daba ver lo que hacíamos o por lo menos eso es lo que a mi me pasaba , las horas fueron cambiando a días y los días se volvieron semanas y poco a poco esos detalles me fueron llevando a sentir algo por ella, no me di cuenta que esos detalles eran el punto de partida de un cambio en mi estado de ánimo y forma de ser, insisto, "en la línea de vida a veces se cruzan pequeños triángulos que alteran todo lo que estaba planeado" y ella altero mi vida, mi tiempo y mi espacio.

Cuando nos conocimos fue algo especial por no decir lleno de nervios y un poco de inseguridad pues no fue en un lugar neutral sino en su trabajo, con su gente y en su medio y allí me tienen buscándola entre tanta gente y empezando hacer un contacto físico, conociendo sus rasgos, sus ojos, su semblante, su olor, su voz, su forma de ser, el contacto con su piel, ese día fue extraño porque creo que no sabíamos como comportarnos, ella pensaba que le había tomado como loca y por mi parte pensaba que le había caído mal así que después de aclarar situaciones todo volvió a la normalidad.

No todo a sido bueno, a veces la falta de claridad en algunas ocasiones a hecho que tengamos algunas fricciones sin embargo todo a salido adelante... 

En fin, solo me detuve un momento a decir que e encontrado un cómplice de vida, mi cómplice y como ella algún día me dijo  "nunca sabes que puede pasar despues de un "Hola"


No hay comentarios: